Altillo.com > Exámenes > UBA - CBC > Pensamiento Científico

Pens. Científico

Ciencia: Método, Inducción, Popper y Falsacionismo

Cát. Neri

Año 2008 Altillo.com

¿Qué es esa cosa llamada ciencia?

Alan Chalmers 
 

Una opinión de sentido común ampliamente compartida sobre la ciencia. 
 

Opinión llevada a cabo por Galileo y Newton, durante

La revolución científica, siglo XVII sobre la ciencia:

 
 

Según el filosofo Francis Bacon, si queremos entender a la naturaleza, debemos consultar a ella, y no a los escritos de Aristóteles. 
 

Las fuerzas progresistas del siglo XVII llegaron a considerar errónea la preocupación de los filósofos medievales por las obras de los antiguos, especialmente Aristóteles, y también por la Biblia, considerando a la experiencia como fuente de conocimiento. 
 

El inductivismo ingenuo. 
 

Según el inductivista ingenuo la ciencia comienza con la observación.

El observador debe:

 
 

Los enunciados que se llegan a través de la observación, ENUNCIADOS OBSERVACIONALES forman la base de donde se derivan LEYES Y TEORIAS que constituyen el CONOCIMIENTO CIENTIFICO. 
 

La verdad de los enunciados observacioneles se ha de establecer con una cuidadosa observación, a través de los sentidos. 
 
 

Enunciados observacionales: 
 

      Todos los enunciados observacionales, son enunciados singulares. 
 

La respuesta inductivista es: suponiendo que se den ciertas condiciones, es lícito generalizar, a partir de una lista finita de enunciados singulares, una ley universal. 
 

Las condiciones que deben satisfacer esas generalizaciones para que el inductivista las considere licitas:

 
 

Según el inductivista ingenuo el conjunto del conocimiento científico se constituye mediante la inducción a partir de la base segura de la observación. 
 

A medida que aumenta el número de hechos establecidos mediante la observación y la experimentación, las leyes y las teorías adquieren mayor alcance y generalidad 
 

El crecimiento de la ciencia es continuo, siempre hacia delante y en ascenso, a medida que aumenta el fondo de datos observacionales.

Una característica importante de la ciencia es su capacidad para explicar y predecir. 
 
 

Lógica y razonamiento deductivo.  
 

Una vez que un científico tiene a su disposición leyes y teorías universales puede extraer de ellas diversas consecuencias que le sirven como explicaciones y predicciones. 
 

El estudio del razonamiento deductivo constituye la disciplina de la lógica. 
 

Característica clave de una deducción lógicamente valida: si las premisas de una deducción lógicamente valida son verdaderas, entonces la conclusión debe ser verdadera 
 

Deducción no valida: se da en el caso que aunque las premisas sean verdaderas, su conclusión puede ser falsa. Esto NO supone una contradicción. 
 
 

La predicción y la explicación en el inductivismo. 
 

Para el inductivista la fuente de verdad NO es la lógica, sino la EXPERIENCIA.

Una vez establecidas las premisas mediante la observación y la INDUCCIÓN, se puede DEDUCIR de ellas la PREDICCIÓN. 
 

Lo único que la lógica puede ofrecer es: que si las premisas son verdaderas, entonces la conclusión debe ser verdadera.

Pero el hecho de que las premisas sean verdaderas o no, no es una cuestión que se pueda responder apelando a la lógica. Una argumentación puede ser una deducción perfectamente lógica aunque conlleve una premisa que sea de hecho falsa.

La lógica deductiva no actúa como fuente de enunciados verdaderos acerca del mundo. La deducción se ocupa de la derivación de enunciados a partir de otros enunciados dados. 
 

Se efectúan gran cantidad de experimentos, en una gran cantidad de condiciones, repitiendo los experimentos, hasta que se dan las condiciones necesarias para considerar lícita la generalización INDUCTIVA. 
 

Se describen los detalles de la situación que se esta investigando, como las CONDICCIONES INICIALES. Las descripciones de las situaciones experimentales serán ejemplos típicos de las condiciones iniciales. 
 

La forma general de todas las explicaciones y predicciones científicas: 
 

  1. leyes y teorías
  2. condiciones generales
  3. predicciones y explicaciones
 
   
   
   
   
 

El encanto del inductivismo ingenuo. 
 

Su atractivo parece residir en el hecho de que proporciona una explicación formalizada de algunas de las impresiones populares sobre el carácter de la ciencia, su poder explicatorio y predictivo, so objetividad y su superior fiabilidad en comparación con otras formas de conocimiento. 
 

El inductivista ingenuo de cuenta del poder explicatorio y predictivo de la ciencia. 
 

La objetividad de la ciencia inductivista se deriva del hecho de que tanto la observación como el razonamiento inductivo son objetivos en si mismos.

Cualquier observador que haga un uso normal de sus sentidos puede averiguar enunciados observacionales

La validez de los enunciados observacionales y los razonamientos inductivos (mediante el cual se deriva el conocimiento científico) no dependen de una cuestión subjetiva de opinión. 
 

La fiabilidad de la ciencia se sigue de las afirmaciones del inductivista acerca de la observación y la inducción. 
 

Los enunciados observacionales son seguros y fiables porque su verdad se puede determinar haciendo uso directo de los sentidos, esta fiabilidad se transmitirá a las leyes y teorías derivadas de ellos. 
 

CHALMERS considera que la concepción inductivista de la ciencia esta MUY EQUIVOCADA y es peligrosamente ENGAÑOSA. 
 
 
 

El problema de la inducción 
 

Chalmers critica la concepción inductivista. 
 

Su versión del inductivismo es: SI EN GRAN VARIEDAD DE CONDICIONES SE OBSERVA UNA GRAN CANTIDAD DE DE “A” Y TODOS LOS “A” OBSERVADOS, SIN EXCEPCION POSEEN LA PROPIEDAD “B”, ENTONCES TODOS LOS “A” POSEEN LA PROPIEDAD “B”. 
 

El inductivista encuentra con la cuestión de

¿Cómo se justifica la inducción?

¿Por qué el razonamiento inductivo conduce al conocimiento científico fiable e incluso verdadero? 
 

Al inductivista se le abren 2 vías de acercamiento al problema para tratar de responder estas cuestiones:

Podría tratar de justificar apelando a la lógica o intentar justificar el principio apelando a la experiencia. 
 

Las argumentaciones inductivas NO son  argumentaciones lógicamente validas. NO se da el caso que, si las premisas de una inferencia inductivas son verdaderas, entonces la conclusión debe ser verdadera. Es posible que la conclusión de una argumentación inductiva sea falsa y que las premisas sean verdaderas sin que ellos supongan una contradicción. 
 

La inferencia inductiva inicial, era lícita en la medida que en satisfacía los criterios especificados por el principio de inducción, habría llevado a una conclusión falsa, a pesar de que todas las premisas de la inferencias fueran verdaderas. 
 

La inducción NO se puede justificar sobre las bases estrictamente lógicas.

Dado este resultado este resultado, el inductivista esta obligado a indicar como se debe derivar de la experiencia el principio de inducción. 
 

Las leyes derivadas de las observaciones se han empleado para predecir. Existe gran cantidad de leyes y teoría científicas derivadas inductivamente. De este modo, se justifica el principio de inducción.

ESTA JUSTIFICACION ES COMPLETAMENTE INACEPTABLE.

David Hume: la argumentación que pretende justificar la inducción es circular, ya que emplea el mismo tipo de argumentación inductiva cuya validez se supone que necesita una justificación.

La forma de argumentación justificatoria es:

El principio de inducción funciono con éxito en la ocasión X1

El principio de inducción funciono con éxito en la ocasión X2

Etcétera

Por lo tanto, el principio de inducción funciona siempre. 
 

A partir de cierta cantidad de enunciados singulares que registran aplicaciones con éxito.

La argumentación es inductiva y, NO SE PUEDE utilizar para justificar la inducción.

NO PODEMOS UTILIZAR LA INDUCCION PARA JUSTIFICAR LA INDUCCION. Esta dificultad ha sido denominada, “El problema de la inducción”

La exigencia extrema de que todo conocimiento se derive de la experiencia mediante reglas de inducción excluye el principio mediante reglas de la inducción, básico para la postura inductivista. 
 

Estas desventajas proceden de la vaguedad y equivocidad de la exigencia de que se realice un gran numero de observaciones en una amplia variedad de circunstancias. 
 

La exigencia de un gran número de observaciones parece inapropiada. 
 

La postura inductivista ingenua se ve amenazada cuando se examina en detalle la exigencia de que se efectúen las observaciones en una amplia variedad de circunstancias.

La lista de variaciones se puede extender indefinidamente añadiendo una variedad de variaciones adicionales.

A menos que se puedan eliminar esas variaciones “superfluas”, el número de variaciones necesarias para hacer una lícita inferencia inductiva será infinitamente grande. 
 

Las variaciones que son significativas se distinguen de las que son superfluas apelando a nuestro conocimiento teórico de la situación y de los tipos de mecanismos físicos operativos. Pero admitir esto, es admitir que LA TEORIA DESEMPEÑA UN PAPEL VITAL ANTES DE LA OBSERVACION, lo que el inductivista NO ADMITE. 
 

LA AMPLIA VARIEDAD DE CIRCUNSTANCIAS EN EL PRINCIPIO DE INDUCCION PLANTEA AL INDUCTISTA AL INDUCTIVISTA SERIO PROBLEMAS. 
 

La retirada a la probabilidad 
 

Para moderar la postura extrema del inductivismo ingenuo se dice que aunque no se puede garantizar que las generalizaciones a las que se ha llegado mediante inducciones licitas sean perfectamente verdaderas, SON PROBABLEMENTE VERDADERAS. 
 

EL CONOCIMIENTO CIENTIFICO NO ES CONOCIMIENTO PROBADO, PERO RESULTA UN CONOCIMIENTO PROBABLEMENTE VERDADERO. Cuanto mayor sea el numero de observaciones que formen la base de una inducción, y mayor sea la variedad de condiciones en las que se haya realizado estas observaciones, mayor será la probabilidad de que las generalizaciones resultantes sean verdaderas. 
 

Si se adopta esta versión modificada de la inducción, entonces se reemplazara el principio de inducción por una VERSION PROBABILISTA que dirá: 
 

SI EN UNA AMPLIA VARIEDAD DE CONDICIONES SE OBSERVA UNA GRAN NUMERO DE “A” Y TODOS LOS “A” OBSERVADOS, SIN EXCEPCION POSEEN LA PROPIEDAD “B”, ENTONCES PROBABLEMENTE TODOS LOS “A” POSEEN LA PROPIEDAD “B”. 
 

Esta reformulación NO supera el problema de la inducción. El principio reformulado sigue siendo un enunciado universal. 
 

Existen problemas adicionales relacionados con las dificultades que se encuentran cuando se trata de precisar exactamente la probabilidad de una ley o teoría a la luz de unas pruebas especificadas. 
 

Otro intento de salvar el programa inductivista supone renunciar a la idea de atribuir probabilidades a las teorías y leyes científicas. Se llama la atención sobre la probabilidad de que sean correctas las predicciones individuales. 
 

La idea de que la ciencia se ocupa de la producción de un conjunto de predicciones individuales y no de la producción de conocimiento en forma de enunciados generales ES ANTI INTUITIVA.

Aunque se limite la atención a predicciones individuales, se puede argumentar que las teorías científicas, y por lo tanto los enunciados universales, están inevitablemente implícitas en la estimación de la probabilidad de que tenga éxito una predicción.  
 
 

Posibles respuestas al problema de la inducción. 
 

Respuesta 1: la del escéptico, podemos aceptar que la ciencia se basa en la inducción y la demostración, pero no se puede justificar la inducción apelando a la lógica. LA CIENCIA NO SE PUEDE JUSTIFICAR DE UN MODO RACIONAL.

Según Hume nuestras creencias en las leyes y teorías no son más que hábitos psicológicos que adquirimos como resultado de las repeticiones de las observaciones relevantes. 
 

Respuesta 2: consiste en atenuar la exigencia inductivista de que todo el conocimiento no lógico se tenga que derivar de la experiencia y argumentar a favor del principio de inducción basándose en alguna otra razón. 
 

Respuesta 3: se evitara el problema de la inducción si se puede establecer que la ciencia no conlleva la inducción, lo que intentaran hacer los falsacionistas. 
 
 
 

La observación depende de la teoría. 
 

Según el inductivista ingenuo, la observación cuidadosa y sin prejuicios proporciona una base segura a partir de la cual se puede derivar un conocimiento científico probablemente verdadero. 
 
 

Una concepción popular de la observación. 
 

El sentido de la vista es el sentido que se usa de un modo más extenso en la práctica de la ciencia.

La observación mediante el sentido de la vista sugiere 2 cuestiones para el inductivista:

  1. un observador humano tiene acceso más o menos directo a algunas propiedades del mundo exterior en la medida en la medida que el cerebro registra esas propiedades en el acto de ver.
  2. Los observadores que ven el mismo objeto o escena desde verán lo mismo. Una información similar viajara en el cerebro de cada observador.
 
 
 

Experiencias visuales que no están determinadas por las imágenes formadas por la retina. 
 

La naturaleza de las imágenes formadas por las retinas de los observadores es relativamente independiente de su cultura.

Lo que ven los observadores, las experiencias subjetivas que tienen al ver un objeto o una escena, no esta determinado por las imágenes formadas en sus retinas, sino que depende también de la experiencia, el conocimiento, las expectativas y el estado interno en general del observador. 
 

Dos observadores pueden ver una misma escena desde un mismo lugar ven la misma cosa, pero INTERPRETAN DE DIFERENTE FORMA lo que ven.

El observador esta de inmediato contacto con sus experiencias, las cuales cambian con las expectativas y el conocimiento del observador. 
 
 
 
 

Los enunciados observacionales presuponen la teoría 
 

Según la concepción inductivista de la ciencia, la sólida base sobre la que se constituyen las leyes y teorías que constituyen la ciencia esta formada por enunciados observacionales públicos, y no por las experiencias subjetivas privadas de los observadores individuales. Esta concepción exige la derivación de enunciados universales, a partir de enunciados individuales a partir de la inducción. 
 

Critica:

Los enunciados observacionales son entidades públicas, formadas por un lenguaje público, que conllevan teorías con diversos grados de generalidad y complejidad. 
 

Los enunciados observacionales son tan falibles como las teorías que presuponen, y por lo tanto no constituyen una base segura sobre la que construir las leyes y teorías científicas. 
 

Los enunciados observacionales se deben realizar en el lenguaje de alguna teoría, estos serán tan precisos como lo sea el marco conceptual o teórico que utilicen. 
 

Las teorías preceden a la observación, de modo que resulta falso afirmar que la ciencia comienza con la observación. 
 

Para establecer la validez de un enunciado observacional es necesario apelar a la teoría 
 

El inductivista esta equivocado en 2 cosas:

La ciencia no comienza con enunciados observacionales, porque una teoría de precede siempre a todos los enunciados observacionales, los cuales no constituyen una base firme sobre la cual pueda descansar el conocimiento científico, porque son falibles. Por lo tanto, el papel que le atribuyen los inductivistas a los enunciados observacionales en la ciencia es incorrecto. 
 

La teoría guía la observación y la experimentación. 
 

Según el inductivista ingenuo las observaciones efectuadas por un observador imparcial y sin prejuicio proporcionan la base del conocimiento científico. Esta postura es ABSURDA E INSOSTENIBLE. 
 

Las teorías preceden a la observación en la ciencia. 
 

Las observaciones y los experimentos se efectúan para comprobar o aclarar alguna teoría, y solo se deben registrar las observaciones que consideran relevantes para esa tarea.

En la medida que las teorías constituyen nuestro científico son falibles e incompletas, la guía que las teorías nos ofrecen con respeto a que observaciones son relevantes para algún fenómeno que se esta investigando puede ser engañosa, y puede hacer que pasen por alto algunos factores importantes. 
 
 

El inductivismo no esta refutado de un modo concluyente. 
 

Los inductivistas modernos pueden prescindir de la afirmación de que la ciencia debe comenzar con la observación imparcial y sin prejuicios estableciendo una distinción entre el modo en que se concibe o se descubre una teoría, y el modo en que se justifica o se valoran sus meritos por el otro. 
 

Las teorías pueden ser concebidas antes de hacer las observaciones necesarias para comprobarlas. Además, según este inductivismo más sofisticados actos creativos de los cuales se exigen genio e implican la intervención de la psicología individual de los científicos, se resisten al análisis lógico. 
 

Gran cantidad de hechos relevantes para una teoría se deben determinar mediante la observación en una amplia variedad de circunstancias y hay que establecer en que medida se puede demostrar que la teoría es verdadera o probablemente verdadera a la luz de esos hechos y mediante algún tipo de inferencia inductiva. 
 

La separación entre el modo de descubrimiento y el modo de justificación permite que los inductivistas eludan esa parte de la crítica dirigida contra la afirmación que la ciencia comienza con la observación 
 

Es esencial entender a la ciencia como un conjunto de conocimientos que se desarrollan históricamente y que solo se puede apreciar correctamente una teoría si se presta la debida atención a su contexto histórico. La apreciación de una teoría esta íntimamente vinculada a las circunstancias en las cuales apareció esa teoría por primera vez. 
 

Aunque aceptemos que los inductivistas separen el modo de descubrimiento del modo de justificación, su postura se seguirá resistiendo del hecho de que los enunciados observacionales están cargados de teoría y son por lo tanto falibles. 
 
 

Los ultra inductivistas han llegado incluso a decir que las teorías solo tienen sentido en tanto pueden ser verificadas por la observación directa. Esta postura se ve contradicha por el hecho que no de que no se puede mantener esa tajante distinción entre observación y teoría, ya que la observación y los enunciados resultantes de la observación, están influidos por la teoría, y por lo tanto son FALIBLES. 
 

La razón principal por la cual habría que abandonar el inductivismo es que, comparado con otros enfoques más modernos, cada vez le resulta mas difícil arrojar una nueva luz sobre la naturaleza de la ciencia. 
 
 
 

Introducción al falsacionismo. 
 

El falsacionista admite que la observación esta guiada por la teoría y la presupone.

Abandona cualquier afirmación que implique que las teorías se pueden como verdaderas o probablemente verdaderas a la luz de la evidencia observacional.

Las teoriza se constituyen como conjeturas o suposiciones especulativas y provisionales que el intelecto humano crea  libremente en un intento de solucionar los problemas con los que tropezaron las teorías anteriores y de proporcionar una explicación adecuada del comportamiento de algunos aspectos del mundo.

Una vez propuestas las teorías especulativas han de ser comprobadas por una rigurosa observación y experimentación.

Las teorías que no superan las pruebas observacionales y experimentales deben ser eliminadas y reemplazadas por otras conjeturas especulativas.

La ciencia progresa gracias al ensayo y error, a las conjeturas y refutaciones. Solo sobreviven las teorías mas aptas. 
 
 

Una cuestión lógica que apoya al falsacionista. 
 

Según el falsacionista se puede demostrar que algunas teorías son falsas apelando a los resultados de la observación y la experimentación. 
 

Nunca es posible llegar a leyes y teorías universales basándose solo en deducciones lógicas, por otro lado, es posible efectuar deducciones lógicas, partiendo de enunciados observacionales singulares como premisas, y llegar a la falsedad de las teorías y leyes universales mediante una deducción lógica. 
 

En una deducción lógicamente valida, si se afirma la premisa y se niega la conclusión, hay una contradicción 
 

La falsedad de los enunciados observacionales se puede deducir de enunciados singulares adecuados, el falsacionista explota esta lógica al máximo. 
 
 

La falsedad como criterio de teorías 
 

El falsacionista considera que la ciencia es un conjunto de hipótesis que se proponen a modo de ensayo con el propósito de describir y explicar de un modo preciso el comportamiento de algún aspecto del mundo o universo. Sin embargo, no todas las hipótesis lo consiguen.

Hay una condición: si ha de formar parte de la ciencia, una HIPOTESIS HA SER FALSABLES.

UNA HIPOTESIS ES FALSABLE SI EXISTE UN ENUNCIADO OBSERVACIONAL O UN CONJUNTO DE ENUNCIADOS OBSERVACIONALES LOGICAMENTE POSIBLES QUE SEAN IMCOMPATIBLES CON ELLA, en caso de ser establecidos como verdaderos, falsarían la hipótesis. 
 

Las leyes que se podrían considerar componentes típico de las teorías científicas, satisfacen el criterio de falsabilidad. 
 

El falsacionista mantiene que algunas teorías pasan de hecho como y teorías científicas solo porque no son falsables y deberían ser rechazadas. 
 

Para que una teoría posea un contenido informativo, ha de correr el riesgo de ser falsada. 
 
 

Grado de falsabilidad, claridad y precisión.  
 

Una buena teoría o ley científica es falsable justamente porque hace afirmaciones definidas acerca del mundo.

Para el falsacionista, cuanto más falsable una teoría o ley, mejor.

Cuanto mas firme una teoría, más oportunidades potenciales habrá de demostrar que el mundo no se comporta de hecho como lo establece una teoría. Una teoría muy buena será aquella que haga afirmaciones de muy amplio alcance acerca del mundo, y que sea sumamente falsable y resista la falsación todas las veces que se someta a prueba. 
 

Los conjuntos de enunciados observacionales que sirven para falsar una ley o teoria, son FALSADORES POTENCIALES de una ley o teoría. 
 

Las teorías falsadas son rechazadas de forma tajante. 
 

POPPER: PODEMOS APRENDER DE NUESTROS ERRORES, Y AL DESCUBRIR QUE UNA CONJETURA ERA FALSA, HABREMOS APRENDIDO MUCHO, Y NOS ACERCAREMOS MAS A LA VERDAD. 
 

La ciencia progresa gracias al ensayo y error, debido a la situación lógica hace imposible la derivación de leyes y teorías universales a partir de enunciados observacionales, pero posible la deducción de la falsedad. 
 

La ciencia aspira a lograr teorías con un gran contenido afirmativo, los falsacionistas dan la bienvenida a la propuesta de conjeturas audaces informativas. Se han de estimular las especulaciones temerarias siempre que sean falsables y siempre que sean falsables. 
 

Solo aquellas teorías de las que se puede demostrar que son verdaderas o probablemente verdaderas habrán de ser admitidas por la ciencia. 
 

El falsacionismo reconoce las limitaciones de la inducción y la subordinación de la observación a la teoría, solo se pueden descubrir los secretos de la naturaleza con la ayuda de las teorías ingeniosas.

Cuanto mayor sea el número de las teorías conjeturadas que se enfrentan a la realidad del mundo, cuanto más especulativas, mayor posibilidad de hacer avances en la ciencia. 
 

El falsacionista exige que se puedan establecer las teorías con suficiente claridad como para correr el riesgo de ser falsadas.

Cuanto más preciso una teoría, se hace más falsable. 
 
 

Falsacionismo y progreso 
 

El progreso de la ciencia como lo ve el falsacionista:

1) La ciencia comienza con problemas, los cuales que van asociados con la explicación del comportamiento de algunos aspectos del mundo.

2) Los científicos proponen falsables como soluciones del problema.

3) Las hipótesis conjeturadas son criticadas y comprobadas. Algunas serán eliminadas rápidamente, otras tendrán éxito.

4) Las hipótesis exitosas deben someterse a críticas y pruebas más rigurosas.

5) Cuando finalmente se falsa una hipótesis que ha superado con éxito gran variedad de pruebas rigurosas, surge un nuevo problema, alejado del problema original resuelto.

6) Este problema exige la invención de nuevas hipótesis, seguidas de nuevas criticas y pruebas.

7) NUNCA SE PUEDE DECIR QUE UNA TEORIA ES VERDADERA

8) Se puede decir que una teoría es superior a sus predecesoras, en el sentido de que es capaz de superar pruebas que falsaron a sus predecesoras.

9) EL PUNTO DE PARTIDA DE LA CIENCIA SON LOS PROBLEMAS.

10) Las observaciones, como problemas solo son problemáticas a la luz de alguna teoría. 
 
 

El falsacionismo sofisticado, las nuevas predicciones y el desarrollo de la ciencia 
 

Condiciones que debe cumplir una hipótesis para que sea digna de consideración científica:

DEBE SER FALSABLE, Y NO OBSTANTE NO SER FALSADA 
 

La concepción falsacionista sofisticada de la ciencia, con su hincapié en el desarrollo científico, traslada el centro de atención de los meritos de una sola teoría a los meritos relativos de las teorías enfrentadas. Proporciona una imagen dinámica de la ciencia. 
 

En general, una teoría recién propuesta será considerada como digna de atención por parte de los científicos si es más falsable que su rival,  y en especial si predice un nuevo tipo de fenómeno que su rival no mencionaba. 
 

El hincapié en la comparación de los grados de falsabilidad de series de teorías, que es consecuencia del hincapié en la ciencia como un conjunto en evolución y desarrollo de conocimiento, permite evitar un problema técnico, ya que es muy difícil especificar hasta que punto es falsable una teoría. No se puede definir la medición absoluta de la falsabilidad simplemente porque el número de falsadores potenciales de una teoría siempre será infinito. 
 

Todo lo que false la 2da teoría o ley, falsara la 1era.  
 

Idealmente, al falsacionista le gustaría poder decir que la serie de teorías que constituyen la evolución histórica de la ciencia esta hecha de teorías falsables, siendo cada una en la serie más falsable que su predecesora. 
 
 

El aumento de la falsabilidad y las modificaciones “ad hoc” 
 

La exigencia de que, según progresa la ciencia, sus teorías sean cada vez mas falsables y en consecuencia tengan cada vez mas contenido y sean cada vez mas informativas excluye que se efectúen modificaciones en unas teorías destinadas simplemente a proteger una teoría de una falsacion amenazadora.

Una modificación en una teoría, tal como la adición de un postulado más, o un cambio en algún postulado existente, que no tenga consecuencias comprobables que no tengan ya consecuencias comprobables de la teoría sin modificar, será denominada modificación “ad hoc”. 
 

Se puede modificar una teoría para evitar su falsacion adaptándola.

Esta es una modificación “ad hoc”. La teoría modificada no puede ser comprobada de manera que no lo sea también la teoría original.

La hipótesis modificada es menos falsable que la versión original. El falsacionista rechaza esas acciones de retaguardia. 
 

Pero también, las modificaciones efectuadas en una teoría en un intento de salvar una dificultad no necesitan ser “ad hoc”, estas modificaciones son aceptables desde un punto de vista falsacionista.

Una teoría modificada no es “ad hoc” porque lleva a nuevas comprobaciones, es contrastable de forma independiente. 
 

Muchas pruebas, las cuales no constituyen pruebas de la hipótesis original, podrían dar como resultado la falsacion de la hipótesis modificada.

Si la hipótesis modificada, mas falsable, supera la falsacion frente a las nuevas pruebas, entonces se habrá aprendido algo nuevo, y se habrá progresado. 
 
 

La confirmación en la concepción falsacionista de la ciencia. 
 

El falsacionismo surge como alternativa al inductivismo.

Los fracasos de las pruebas ante las pruebas experimentales y observacionales, tenían una importancia fundamental.

Se aducía que la situación lógica permite el establecimiento de la realidad pero no de la verdad de las teorías a la luz de enunciados observacionales disponibles.

La ciencia progresaría proponiendo conjeturas osadas, sumamente falsables, seguidas de implacables intentos de falsar nuevas propuestas. Los avances importantes en la ciencia llegaron cuando se falsaban esas audaces conjeturas.

Es un error considerar que la falsacion de conjeturas audaces, sumamente falsables, es la ocasión para que avance la ciencia de modo significativo. Este hecho queda claro cuando consideramos las diversas posibilidades extremas.

Los adelantos importantes vendrán marcados por la confirmación de:

 
 

El falsacionista desea rechazar las hipótesis “ad hoc” y estimular la propuesta de hipótesis audaces como mejoras potenciales de las teorías falsadas. Estas hipótesis conducirán a predicciones nuevas y comprobables, que no se siguen de la teoría original falsada. Para esto, una teoría audaz debe efectuar algunas nuevas predicciones que queden confirmadas.

Las confirmaciones de las nuevas predicciones resultantes de las conjeturas audaces son muy importantes en la concepción del falsacionista de desarrollo científico. 
 
 

Audacia, novedad y conocimiento básico. 
 

Lo que se considera como conjetura audaz en una etapa de la historia de la ciencia, no tiene que ser audaz en otra etapa posterior.

Al complejo de teorías científicas generalmente aceptadas y bien establecidas en alguna etapa de la historia de la ciencia, son llamadas conocimiento básico.

Una conjetura ser audaz si sus afirmaciones son improbables a la luz del conocimiento básico de la época. 
 

Las conjeturas se consideran audaces o no por referencia al conocimiento básico relevante.

Las predicciones son nuevas si conllevan algún fenómeno que no figure en el conocimiento básico de la época, o quizá este explícitamente excluido por el. 
 
 

Comparación de las concepciones inductivista y falsacionista de la confirmación. 
 

La CONFIRMACIÓN tiene un papel importante en la ciencia 
 

El falsacionista sofisticado mantiene que las teorías se pueden falsar y rechazar, aunque niega que se puedan establecer como verdaderas o probablemente verdaderas.

EL PROPOSITO DE LA CIENCIA ES FALSAR LAS TEORÍAS Y REEPLAZARLAS POR TEORIAS QUE DEMUESTREN UNA MAYOR CAPACIDAD DE RESISTIR LAS PRUEBAS. Las confirmaciones de las nuevas teorías son importantes en la medida que constituyen la demostración de que una nueva teoría es una mejora de la teoría a la que reemplaza.

Una vez que una nueva teoría desbanca a su rival, se convierte en un nuevo blanco al que se le dirigirán las pruebas rigurosas ideadas con la ayuda de otras teorías audazmente conjeturadas. 
 

Según el inductivista, la confirmación esta determinada exclusivamente por la relación lógica existente entre los enunciados observacionales que son confirmados y las teorías que estos apoyan.

El contexto histórico en el que se obtiene la evidencia, no tiene importancia.

Los casos confirmadores lo son si proporcionan apoyo inductivo a una Peoria, y cuanto mayor sea el numero de casos confirmadores establecidos, mayor será el apoyo de una teoría, y mas probable de que sea verdadera.

Esta teoría AHISTORICA de la confirmación parece tener la consecuencia negativa de innumerables observaciones, las que llevan a aumentar la estimación de la probabilidad de la verdad de la ley. 
 

En la concepción falsacionista la importancia de las confirmaciones depende muchísimo de su contexto histórico. Una confirmación conferirá un alto grado de valor a una teoría si esa confirmación fue el resultado de la comprobación de una predicción nueva.

Una confirmación será importante si se estima que es improbable que suceda a la luz del conocimiento básico de la época. Las confirmaciones que son conocidas de antemano son insignificantes.  
 

EL CONTEXTO HISTORICO ESTABLECE LA DIFERENCIA. 
 
 
 

Las limitaciones del falsacionismo 
 

La dependencia de la observación de la teoría y la falibilidad de las falsaciones 
 

El falsacionista ingenuo insiste en que la actividad científica debe dedicarse a intentar falsar las teorías estableciendo la verdad de los enunciados observacionales que son incompatibles con ellas. 
 

Los falsacionistas se dan cuentas de las insuficiencias del falsacionista ingenuo, y reconocen la importancia del papel que desempeñan la confirmación de las teorías especulativas, así como la falsacion de las bien establecidas. 
 

Semejanzas:

Hay una importante diferencia cualitativa en el status de las confirmaciones y las falsaciones.

Las teorías se pueden falsar de manera concluyente a la luz de las pruebas adecuadas, mientras que nunca se pueden establecer como verdaderas o falsas, o incluso como probablemente verdaderas sean cuales fuesen las pruebas. LA ACEPTACIÓN DE LA TEORIA ES SIEMPRE PROVISIONAL. EL RECHAZO PUEDE SER CONCLUYENTE. 
 

Las afirmaciones del falsacionista se ven seriamente contradichas por el hecho de que los enunciados observacionales dependen de la teoría y son falibles. 
 

Si se dan enunciados observacionales verdaderos, entonces es posible deducir de ellos lógicamente la falsedad de algunos enunciados universales, mientras que no es posible deducir de ellos la verdad de ningún enunciado universal. Esta es una cuestión condicional basada en el supuesto de que existen enunciados observacionales completamente seguros. 
 

Todos los enunciados observacionales son falibles.

En consecuencia, si un enunciado universal, o un conjunto de enunciados universales que constituyen una teoría, o parte de la teoría choca con algún enunciado observacional, puede ser que sea el enunciado observacional que este equivocado. No hay nada en la lógica de la situación que exija que haya de ser la teoría la rechazada en caso de choque con la observación. Se podría rechazar un enunciado observacional falible y conservar la teoría falible con la que choca.

Los nuevos adelantos teóricos pueden revelar insuficiencias en ese enunciado.

NO SE PUEDEN CONSEGUIR FALSACIONES DE LAS TEORIAS QUE SEAN CONCLUYENTES Y SIMPLES. 
 
 

La inadecuada defensa de Popper 
 

Popper exponía una concepción de la observación y de los enunciados observacionales que tenia en cuenta el hecho de que los enunciados observacionales infalibles no se dan directamente a través de las percepciones sensoriales. 
 

La postura de Popper destaca la importante distinción entre los enunciados observacionales públicos, por un lado, y las experiencias perceptivas privadas de los observadores, las cuales vienen dadas de algún modo a los individuos en el acto de observar, pero no hay un paso simple que lleve a esas experiencias privadas a un enunciado observacional que pretenda describir la situación observada.

Un enunciado observacional, formulado en un lenguaje público (en el sentido de que cualquiera que tenga oportunidad de hacerlo, lo puede examinar y criticar), será comprobable y estará sujeto a modificaciones o rechazos. Los observadores pueden aceptar o no un determinado enunciado observacional. Su decisión sobre esta cuestión estará motivada en parte por las experiencias perceptivas pertinentes, pero ninguna experiencia perceptiva será suficiente para establecer la validez de un enunciado observacional. 
 

La esencia de la postura de Popper sobre los enunciados observacionales, es que su aceptabilidad se mide por su capacidad de sobrevivir a las pruebas, los que no lo logran, son rechazados, mientras que los que pasan las pruebas a las que son sometidos, son conservados de modo provisional. 
 

Popper destaca el papel de las decisiones de los individuos y los grupos de individuos para aceptar o rechazar los enunciados observacionales, llamados por Popper, enunciados básicos, los cuales son aceptados como resultado de una decisión o acuerdo y en esa medida son convenciones. 
 

Cualquier enunciado científico puede ser presentado de tal modo que cualquiera que haya aprendido la técnica necesaria pueda comprobarlo.

Si, como resultado, rachaza el enunciado, no nos satisfará si nos habla de sus sentimientos de duda o de sus sentimientos de convicción con respecto a sus percepciones. Lo que se debe hacer es formular una afirmación que contradiga la nuestra y darnos instrucciones para comprobarla. Si no lo hace, debe reflexionar de nuevo. 
 

Un enunciado observacional es aceptable, provisionalmente, en una determinada etapa del desarrollo de una ciencia, si es capaz de superar todas las pruebas que posibilite el desarrollo de la ciencia en cuestión a esa etapa. 
 

De acuerdo con la postura popperiana, los enunciados que sirven de base para valorar el merito de una teoría son en si mismo falibles.

La base empírica de la ciencia objetiva no tiene nada de absoluto.

Lo que socava la postura falsacionista es el hecho de que los enunciados observacionales son falibles y de que su aceptación es solo provisional y esta sujeta a revisión. Las teorías no se pueden falsar de modo concluyente, porque los enunciados observacionales que sirven de base para una falsacion pueden resultar falsos a la luz de posteriores progresos.

Las falsaciones concluyentes quedan excluidas por la carencia de una base observacional perfectamente segura, de la que dependen. 
 
 

La complejidad de las situaciones reales a prueba 
 

La dificultad del falsacionismo procede de la complejidad de cualquier situación real a prueba.  
 

Una teoría científica real constara de un conjunto de enunciados universales. 
 

Para comprobar experimentalmente una teoría, habrá que recurrir a algo más que los enunciados que constituyen la teoría sometida a prueba, y aumentar la teoría mediante supuestos auxiliares, tales como leyes y teorías que rigen el uso de cualquiera de los instrumentos utilizados. 
 

Para deducir una predicción cuya validez se haya de comprobar experimentalmente, será necesario añadir condiciones iniciales tales como una descripción del marco experimental. 
 

Las premisas de las que se deriva la predicción incluirán los enunciados interrelacionados que constituyen la teoría sometida a prueba. 
 

Los supuestos auxiliares son los que permiten hacer corroboraciones. Estos tienen en cuenta si la predicción que se sigue de este montón de premisas resulta falsa, entonces todo lo que la lógica de la situación nos permite concluir es que al menos una de las premisas es falsa. No nos permite identificar la lógica que falta. 
 

No se puede falsar de manera concluyente una teoría porque no se puede excluir la posibilidad de que la responsable de una predicción errónea sea alguna parte de la compleja situación de corroboración, y no la teoría sometida a prueba. 
 

LAKATOS

Siempre se puede proteger una teoría de la falsacion, desviando la falsacion hacia otra parte de la red de supuestos. 
 
 

Sobre la base de los argumentos históricos, el falsacionismo es insuficiente. 
 

Para los falsacionistas un hecho histórico embarazoso es que si los científicos se hubieran atenido estrictamente a su metodología, aquellas teorías que se consideran por lo general como los mejores ejemplos de las teorías científicas nunca habrían sido desarrolladas, porque habrían sido rechazadas desde su infancia. 
 

Es posible encontrar afirmaciones observacionales que fueron generalmente aceptadas en esa época y que se consideraron incompatibles con la teoría. No obstante, esas teorías no fueron rechazadas. 
 
 

La revolución copernicana. 
 

En las primeras décadas del siglo XVL, Copérnico ideo una nueva astronomía, al implicar que la tierra se movía, cuestionando el sistema Tolemaico y Aristotélico. 
 

Este importante cambio teórico, no apoyan las metodologías por las que abogan los inductivistas y falsacionistas, pero indica que se necesita una concepción de la ciencia y de un desarrollo diferente y estructurado de un modo mas complejo. 
 

La revolución copernicana no sucedió de una vez. 
 

Resulta evidente que ni los inductivistas, ni los falsacionistas proporcionan una concepción de la ciencia que sea compatible. Los nuevos conceptos de la astronomía no surgieron de una observación y una experimentación cuidadosa (método inductivo), ni de la falsacion de conjeturas audaces y el continuo reemplazo de esa conjetura por otra (método falsacionista).

Las primeras formulaciones de una teoría, que implicaban nuevas concepciones imperfectamente formuladas no se abandonaron y se desarrollaron a pesar de las aparentes falsaciones.

Solamente después de que se elaborara un nuevo sistema, se pudo enfrentar con éxito la nueva teoría a los resultados de la observación y la experimentación de manera detallada.

No se puede pensar que una concepción de la ciencia es mínimamente correcta a menos que pueda conciliar eso factores.