Principal - Artículos - Becas - Chistes - Examenes - Monografias - Profesores - Trabajo - Traductor - Universidades

RECURSOS PARA ESTUDIAR DE MEDICINA



Medicina > Monografías > Exploración del globo ocular >


Exploración del globo ocular

Conocimiento y manejo del oftalmoscopio:
El oftalmoscopio dispone de un sistema de lentes y espejos que posibilitan la visualización de las estructuras internas del ojo. Una fuente luminosa alojada en el instrumento proporciona la iluminación a través de diversas aperturas mientras se examina el interior del ojo. La apertura de mayor tamaño la más empleada, origina un haz redondo y de gran tamaño.
Las lentes de distinta ampliación se emplean para enfocar la estructura que se examina, haciendo converger o divergir la luz.
En la parte delantera del oftalmoscopio se encuentra un indicador iluminado en el que se muestra la potencia de la lente empleada en la apertura de observación. El número, que va de -20 a +40, corresponde a la potencia de magnificación de la lente en dioptrías. Los valores positivos son de color negro (lentes convergentes) en tanto que los negativos son de color rojo (lentes divergentes). La rotación del selector de lentes en el sentido de las agujas del reloj selecciona valores crecientemente positivos, mientras que el giro es sentido inverso selecciona valores crecientemente negativos. El sistema de lentes positivas y negativas puede compensar la miopía o hipermetropía, tanto del paciente como del explorador. El astigmatismo no puede compensarse.
La cabeza del oftalmoscopio se coloca en el mango, introduciendo el anclaje de éste en el correspondiente receptáculo de la cabeza y girando esta en el sentido de las agujas del reloj al tiempo que se aprieta suavemente ambos componentes entre sí. Al completar el movimiento de giro, cabeza y mango quedan ensamblados. Para activar el oftalmoscopio se oprima el interruptor de encendido y se gira el anillo de control del reostato en el sentido de las agujas del reloj hasta lograr la adecuada intensidad de iluminación.

Estructuras normales del fondo de ojo:
a) Arterias y venas nasales superiores
b) Arterias y venas nasales inferiores
c) Arterias y venas temporales superiores
d) Arterias y venas temporales inferiores
e) Papila óptica
f) Fóvea central
g) Mácula lútea

Técnica correcta para la observación del fondo de ojo:
Examinar el ojo derecho del paciente con el ojo derecho del examinador, y el izquierdo con el ojo izquierdo del examinador. Sostener el oftalmoscopio en la mano correspondiente al lado con el que explora. Cambie las lentes del instrumento con el índice, comenzando con la lente neutra (0). Para la exploración apoye su mano libre sobre la cabeza del paciente y con el dedo pulgar levante la ceja del ojo a explorar. Pida al paciente que mire a un punto de fijación distante y dirija la luz del oftalmoscopio a la pupila desde unos 30 cm aproximadamente. Intente, en primer lugar, observar el reflejo rojo correspondiente a la luz que ilumina la retina. Cualquier opacidad que exista en la dirección de la luz se manifestará en forma de zonas negras. La falta del reflejo rojo suele deberse a una incorrecta colocación del oftalmoscopio, pero también puede indicar la opacidad total de la pupila a causa de cataratas o hemorragias en el humor vítreo. Si consigue producir el reflejo retiniano y lo pierde al acercarse al paciente, retroceda de nuevo y vuelva a empezar. Si el paciente es miope deberá utilizar una lente negativa (valores rojos), mientras que si es hipermétrope o carece de cristalino necesitará una lente positiva (valores negros).

Características y ubicación normales de la papila:
El borde de la papila debe ser neto y definido, especialmente en la región temporal. Por lo general, la papila es de color amarillo o rosado-crema, pero hay que tener en cuenta que varía con la raza, siendo más oscuro en los sujetos de piel oscura. Mide aproximadamente 1.5 mm de diámetro y constituye la unidad de medida para describir el tamaño de las lesiones y su localización en el fondo de ojo.

Características normales del fondo retiniano:
El fondo ocular o retina aparece como una superficie de olor rosado o amarillento, dependiendo de la cantidad de melanina que exista en el epitelio pigmentario. Por lo general, el pigmento varía en función de la complexión del paciente. En el fondo de ojo no deben existir zonas definidas de pigmentación, excepto en lo que se refiere a las eventuales manchitas o crecientes (arcos) pigmentados que puedan existir al borde de la papila, por lo general en su lado temporal.

Características normales de vasos retinianos:
Los vasos retinianos se dividen en sendas ramas superior e inferior y, a continuación, en ramas nasales y temporales. Las arteriolas son más pequeñas que las vénulas. La luz reflejada por las arteriolas es más brillante que la de las vénulas, y la sangre oxigenada es de un color rojo más luminoso.

Características normales y ubicación normales de la mácula:
La mácula densa, también denominada févea o mácula lútea, sede de la visión central, que se encuentra situada aproximadamente a 2 diámetros papilares en dirección temporal desde el disco óptico. Puede resultar imposible examinarla si la pupila no está dilatada, ya que la incidencia de luz sobre la mácula causa intensa constricción pupilar. Para llevar la fóvea a su campo de visión pida al paciente que mire directamente a la luz del oftalmoscopio. La fóvea carece de vasos sanguíneos y se presenta en forma de mancha amarillenta bordeada por un anillo periférico de tonalidad rosa intensa.
En ocasiones se pueden observar hallazgos inesperados, como fibras nerviosas mielinizadas, edema papilar, depresión glaucomatosa, cuerpos hialinos o hemorragias.

Volver a monografías de medicina

Editor: Alfredo Laffue
Copyright 2014 Altillo.com®
Contáctenos