Principal - Artículos - Becas - Chistes - Examenes - Monografias - Profesores - Trabajo - Traductor - Universidades

RECURSOS PARA ESTUDIAR DE MEDICINA



Medicina > Monografías > Exploración del oído


Exploración del oído

Conocimiento de estructuras anatómicas del pabellón auricular:
- El hélix: constituye el borde externo prominente.
- El antihélix: es la zona paralela y anterior al mismo.
- La concha: es la profunda cavidad en la que se abre el meato del canal auditivo externo.
- El trago: es la protuberancia situada por delante del meato auditivo externo.
- El antitrago: es la protuberancia del antihélix que se encuentra enfrente del trago.
- El lóbulo: es la porción blanda del extremo inferior del pabellón auricular.
Relaciones anatómicas de CAE, membrana timpánica, oído medio y trompa de Eustaquio:

AUDICIÓN: Es la interpretación de las ondas sonoras por el cerebro. Las ondas sonoras viajan a través del conducto auditivo externo hasta incidir sobre el tímpano, haciendo que éste vibre. El martillo, sujeto al tímpano, comienza a vibrar, al igual que lo hacen el yunque y el estribo, que se hallan unidos al martillo por el otro lado. Las vibraciones se transfieren a la ventana oval del oído interno, en la que se inserta la placa del estribo. Desde aquí, las ondas viajan por el líquido de la cóclea hasta alcanzar la ventana redonda, donde se disipan. Las vibraciones de la mem. hacen que los finos cilios de las células ciliadas del órgano de Corti golpeen contra la mem. de Corti, originando impulsos en las terminaciones sensoriales de la división auditiva del VIII nervio craneal, que se transmiten hacia el lóbulo temporal del cerebro para su interpretación. Las vibraciones sonoras también puede llegar al oído interno mediante transmisión directa a través del hueso.

Conocimiento y manejo de partes mecánicas del otoscopio:
El otoscopio se emplea para la exploración del conducto auditivo externo y del oído medio.
legir el mayor espéculo que se pueda alojar en le oído del paciente. Sostener el mango del espéculo entre el índice y el pulgar, apoyándolo sobre el dedo medio, debe explorarse oído izq., con ojo izq., oído der., con ojo der., el lado ulnar de la mano puede apoyarse sobre la cabeza del paciente para estabilizar el otoscopio en el momento de introducirlo en el conducto auditivo. El mango puede sostenerse para arriba o para abajo como resulte más cómodo. Inclinar la cabeza del paciente hacia el hombro opuesto, al tiempo se tira de su oreja atrás y hacia arriba al introducir el espéculo, esto es para enderezar el conducto auditivo. Debe introducir el especulo con suavidad y delicadeza, a una profundidad de 1-1.5 cm e inspeccionar el conducto auditivo externo desde el meato hasta el tímpano, observando secreciones, derrames, descamación, rubor excesivo, lesiones, cuerpos extraños y cerumen.

Técnica de exploración de conducto auditivo externo y mem. timpánica:

SUSURROS: Analice la respuesta del paciente a las preguntas susurradas en cada oído por separado. Bloquee la audición por el otro oído haciendo que el paciente se lo tape con un dedo y que mueva éste rápidamente arriba y abajo. Colóquese al lado del paciente, a una distancia de 30-60 cm del oído que explora, y susurre muy suavemente palabras de una o dos sílabas haciendo que éste las repita. Si el paciente tiene dificultades para repetirlas aumente gradualmente el volumen del susurro hasta que responda de modo correcto. Repita el procedimiento con el otro oído. En condiciones normales, el paciente debe ser capaz de oír las palabras susurradas a una distancia de 30-60 cm, respondiendo correctamente al menos a un 50% de ellas.

PRUEBA DEL RELOJ: Emplee un reloj que haga tictac para explorar la audición de las frecuencias altas. Dado el diferente volumen de los distintos relojes, determine la distancia media a la que diferentes personas son capaces de escuchar el tictac del reloj que utilice y maneje dicha distancia como criterio para evaluar la audición del paciente. Evite la audición por el oído que no está siendo explorado de la manera anteriormente descrita y coloque el reloj a unos 10-15 cm del oído a explorar, acercándolo lentamente. Haga que el paciente le diga en qué momento percibe el tictac. Repita el maniobra con el otro oído.

PRUEBA DE WEBER: Coloque la base del diapasón (vibrando) en el vértice de la línea media de la cabeza del paciente y haga que le diga en qué lado escucha mejor el sonido (lateralización) o si lo oye igualmente bien por los dos lados. Formule la pregunta de modo que no dé pistas al paciente sobre cuál es la respuesta correcta. Evidentemente, el sonido debe escucharse por igual en ambos oídos. Si el sonido se lateraliza pregúntele por cuál de los dos oídos los escucha mejor y, para verificar el grado de fiabilidad de la respuesta del paciente, repita la prueba tapando uno de los oídos, el sonido deberá escucharse mejor en el oído tapado.

PRUEBA DE RINNE: Se efectúa apoyando la base del diapasón contra la mastoides, mientras se cuenta o se cronometra el tiempo que transcurre hasta que el paciente deja de oír el sonido, tras lo cual el diapasón (aún vibrando) se coloca rápidamente delante y a 1-2 cm del conducto auditivo, cronometrando también el tiempo durante el cual el paciente puede aún oír el sonido mediante conducción aérea.
    Compare el número de segundos de audición mediante conducción ósea con el correspondiente a la conducción aérea. El sonido debe escucharse por conducción aérea el doble de tiempo que por conducción ósea.

PRUEBA DE SCHWABACH: Consiste en comparar la capacidad de audición del paciente y la del examinador por conducción ósea. Coloque el diapasón alternativamente sobre la mastoides del paciente y la suya propia hasta que uno de los dos deje de percibir el sonido. En condiciones normales, el paciente y examinador deben escuchar el sonido durante un período de tiempo regular.
   

Características normales de CAE y membrana timpánica:

Conducto auditivo externo: En el tercio externo del conducto  cabe esperar encontrar una pequeña cantidad de cerumen, color rosado uniforme y pelos. La textura y el color del cerumen pueden variar, pero no debe haber olor. No debe existir lesiones, derrames ni cuerpos extraños.
Membrana timpánica: Inspeccionar los detalles del tímpano, su color, contorno y la existencia de eventuales perforaciones. Varíe la dirección de la luz para observar la membrana timpánica en su totalidad, así como el anillo. Los puntos de referencia anatómica (umbo, mango del martillo y reflejo de la luz) deben ser visibles. La membrana timpánica ha de estar exenta de perforaciones y presentar un color gris perlado translúcido; su contorno debe ser ligeramente cónico, con una concavidad en el umbo. Cuando está abombada, la membrana timpánica presenta una forma aún más cónica, por lo general con pérdida de los detalles óseos y alteración del reflejo de la luz. Por lo contrario, la membrana timpánica retraída es más cóncava, suele presentar detalles óseos acentuados y un reflejo de la luz también alterado.

Volver a monografías de medicina

Editor: Alfredo Laffue
Copyright 2014 Altillo.com®
Contáctenos