Altillo.com > Exámenes > UBA - Psicología > Psicoanálisis Freud

Psicoanálisis Freud

Resumen sobre Teorías Sexuales Infantiles Cátedra: Laznik (ex - Cosentino) 1º Cuat. de 2010

Altillo.com

Sobre las teorías sexuales infantiles

 

Freud observa las exteriorizaciones y el pulsionar de los niños, los neuróticos adultos que recuerdan conscientemente sobre su infancia y las inferencias y recuerdos inconscientes de los neuróticos en tratamiento; así es que esta en condiciones de afirmar que todos los niños se ocupan de los problemas sexuales antes de la pubertad.

 

Trieb: pulsión de saber ligada a la pulsión sexual infantil. Hay un punto de anudamiento entre la sexualidad y el saber y esto se plasma en el campo de las teorías sexuales infantiles. Freud afirma que resulta indispensable para la concepción de las neurosis mismas, en las cuales las teorías infantiles conservan vigencia y cobran un influjo que llega a comandar la configuración de los síntomas..

 

Freud afirma que son teorías falsas pero que contienen un fragmento de verdad. Apunta a la pregunta por el origen de los niños se inventan teorías. Es una pregunta sobre su propia existencia “¿De dónde vienen los niños?” y la pregunta proviene del apremio de la vida (se presenta ante desvanecimientos psicológicos. En el campo humano requerimos ciertas respuestas que tienen que ver con el Quien soy?).

 

Existe la fuente del saber; padre madre o persona más próxima a la que el niño recurre primariamente pero fracasa al recibir respuestas evasivas o erróneas (teoría de la cigüeña), que los niños rechazan generando desconfianza hacia los adultos. Adquieren así la noción de la existencia de algo “prohibido” que los grandes desean mantenerle en secreto y por eso investigan luego tbm ellos en secreto. El niño posee una pre-respuesta por la que siente predilección pulsional, la respuesta esta sostenida por esa parte del cuerpo que le otorga al niño alguna ganancia de placer.

 

Así se vivencia un conflicto psíquico: unas opiniones por las que sienten predilección pulsional no son “correctas” para los grandes, y entran en oposición con otras sustentadas por la autoridad de los grandes que no les son gratas.

De este conflicto psíquico se puede desenvolver una escisión psíquica: una de las opiniones deviene dominante, consciente (la del “bueno”, que tbm lleva a la suspensión del reflexionar), la otra deviene inconsciente (s sofoca, es la que el trabajo de investigación del niño da como valida pero no debe tener vigencia). De esta manera queda constituido el complejo nuclear de la neurosis.

 

Todas las teorías sexuales infantiles tienen un fragmento de verdad dado por la pulsión sexual ya en movimiento dentro del organismo infantil. No tienen un orden evolutivo, no es posible construirse una sexualidad sino es sobre la vía de las preguntas que el niño se hace, no vienen de manera espontánea ni por el libre albedrío psicológico, sino por las pulsiones que los gobiernan, las Teorías Sexuales son dictadas por su actividad pulsional.

 

Soporte: la no existencia de la diferencia de los sexos, el niño no sabe que papá y mamá son de sexos opuestos y diferentes.

 

1)      Teoría de la cloaca: son concebidos por la boca y paridos por el ano (algo se ingiere, luego está en el vientre y se evacua por el ano). Anuda algo del orden de la satisfacción pulsional del comer con la satisfacción pulsional de la zona erógena anal. Esta teoría va de la mano de que no existe diferencia entre hombres y mujeres (es solidaria con la ausencia de los sexos) y la ignorancia de la abertura genital femenina por lo que el ano es el lugar por donde algo puede salir del propio cuerpo (como las heces). El niño es atravesado por el placer que le genera el alimento y tiene la experiencia de la evacuación intestinal.

2)      Teoría de la concepción sádica del coito: el niño se pregunta ¿qué es estar casados? ¿Qué se hace detrás de esa puerta cerrada? La respuesta es orinar en presencia del otro, mostrarse la cola sin vergüenza. Esta curiosidad esta sostenida en lo que ve y oye e inscribe la escena sexual que ve a partir de su propia constitución pulsional (función de apoderamiento: dominación muscular) el niño se arma una historia de escena de lucha donde, al no saber la diferencia de los sexos, los roles quedan reducidos a masculino (activo, sujeto) y femenino (pasivo, objeto), donde los padres “juegan a pelear”.

 

Estas dos teorías se articulan sobre la ignorancia que no se deja sustituir: el desconocimiento de la diferencia de los sexos.

 

3)      Premisa universal del pene (PUP): (reconoce la diferencia de sexos). Existe un momento en que el niño se pregunta por la diferencia de los sexos, inicialmente la desconoce y otorga a todo ser vivo la existencia del mismo órgano que él posee: el pene. Las teorías doblegan la percepción y ante la falta de pene en la mujer afirman que lo tiene chiquito o que ya le crecerá o que se lo cortaron (amenaza de castración basado en la propia obtención de placer autoestimulándose). Freud dice que se eleva el pene a lo universal PUP (premisa universal del pene).

 

Se construye entonces un patrón de construcción sexual primario, que sirve de patrón inicial donde el pene pierde su estatuto de órgano, se trata de que ese elemento adquiere el orden de la medida genital. En el campo biológico se habla de pene y vagina, en el campo psicológico se refiere a falo y ausencia del mismo (la mujer lesbiana va al ginecólogo, biológicamente tiene vagina, psicológicamente tiene falo), por lo que el cuerpo de la sexualidad se construye sobre el cuerpo biológico. Esta diferencia de los sexos no es una cuestión biológica, sino que es un proceso psíquico.