Altillo.com > Exámenes > UBA - CBC > Pensamiento Científico

Pens. Científico

Resumen Silvia Rivera, Varsasky, Laso, Comte y Echeverria para el 1º Parcial

Cátedra: Rivera

Prof.: Calvo2º Cuat. 2008Altillo.com

Varsasky

Los científicos del mundo forman un grupo social homogéneo y casi monolítico, con estrictos rituales de ingreso y ascenso y una lealtad completa, basados en la verdad, en la razón

Acepta incondicionalmente el liderazgo del hemisferio norte. Allí es donde se decide cuales son los temas de mayor interés, los mejores métodos, las orientaciones generales más convenientes y allí se evalúa en última instancia la obra de cada científico. Allí esta la elite de poder del grupo.

Este liderazgo es aceptado por dos motivos: allí se creo y desarrollo la ciencia más exitosa, y el grupo no constituye una casta cerrada ya que cualquier estudiante puede aspirar a la fama científica.

Destacan a las ciencias del norte, presentando a las ciencias físicas como arquetipo y a los investigadores siempre separados del mundo.

Tipo de dependencia cultural que la mayoría acepta con orgullo

Puede haber diferentes tipos de ciencia, es necesaria una diferente asignación de recursos para que las ramas de la ciencia se desarrollen.

Se ha llenado de elogios a la ciencia, pero entre sus éxitos no figura la supresión de la injusticia, la irracionalidad y demás problemas del sistema social. La clásica respuesta es que esos no son problemas científicos, la ciencia da instrumentos neutros y son las fuerzas políticas quienes deben usarlos justicieramente. Si no lo hacen no es culpa de la ciencia. Esta respuesta es falsa. La ciencia actual no crea toda clase de instrumentos, sino solo aquellos que el sistema le estimula crear. Para asegurar el orden, o sea la permanencia del sistema.

La ciencia actual no tiene la capacidad de resolver problemas concretos e importantes. Sirven para presentar informes ante las fundaciones y gobiernos que los pagan.

Se necesita una revolución científica y no política.

La sociedad actual, dirigida por el hemisferio norte, tiene un estilo propio, el consumismo.

La investigación y sus aplicaciones dejan de ser aventuras creativas para transformarse en una inversión rentable.

La productividad del hombre que fabrica, diseña o descubre, se estimula mediante la ética de la competitividad. El hombre tiene solo dos facetas importantes, producir y consumir en el mercado

Los científicos son los sirvientes directos de los mercados. La ciencia aplicada no es libre sino dirigida

El sistema influye sobre la ciencia. Esto produce una reasignacion de recursos, y por lo tanto, un distinto tipo de ciencia. El resultado de la reasignación forzosa no es un nuevo tipo de ciencia, sino la desaparición o decadencia de la misma.

El que quiere hacer de la ciencia un juego, termina rápidamente aislado

El sistema no fuerza, presiona. Sus elementos son: la elite del grupo, la necesidad de fondos, la motivación de los trabajos, el prestigio de la ciencia universal

Las fundaciones públicas o privadas se destacan por su carácter empresarial. Ese espíritu ha contagiado a las universidades en parte porque deben pedir ayuda a las fundaciones y empresas por insuficiencia de fondos propios, por querer demostrar su eficiencia, y sobretodo porque están dirigidas por el mismo grupo de personas: la elite científica. La elite o la burocracia asignan importancia a los temas de investigación según los resultados que de ellos se esperan.

Los equipos que reciben fondos y gastan mucho dinero van cobrando por ese solo motivo mayor importancia y eso atrae mas fondos. Esta realimentación positiva produce una especie de selección natural, en las que las nuevas “especies” están muy desfavorecidas. Solo los que respondan a una nueva necesidad imperiosa del sistema podrán competir. Son poco visibles en el campo de la ciencia básica, pues se refieren al futuro. También en esta ciencia pura es esencial la asignación de recursos financieros, que se efectúa según los resultados esperados. Todo depende como se evalúen esos resultados.

Los temas de investigación tienen casi siempre una historia que los vincula con muchos otros trabajos, teóricos y aplicados.

El problema no es decidir cuales temas merecen subsidios, sino cuales merecen más subsidios que otros.

Un resultado o tema nuevo en ciencia básica es más importante que otro cuando así lo estima el consenso de los científicos importantes. La evaluación de resultados recientes de la ciencia básica es, evaluación de hombres. El valor de un científico debería medirse por la calidad de su trabajo, la originalidad de sus ideas y la influencia que ellas tienen sobre sus colegas, por su capacidad de formar y estimular a otros más jóvenes, de crear escuela, por la intensidad y continuidad de su esfuerzo. Como todo esto es muy difícil de contabilizar el sistema ha resuelto este problema de una manera muy acorde con su ideología, usando como instrumento principal el paper, articulo publicado en una revista científica.

El paper tiene una cantidad de ventajas, aparte de exponer los resultados del trabajo en forma concreta e inteligible. Se puede contar cuantos pública cada científico por año, de que tamaño son y en que categoría de revistas han aparecido. El número de veces que un paper es citado por otros mide su influencia. La lista de papers publicados es el argumento más directo y palpable para demostrar el éxito de un subsidio o la importancia de un curriculum vitae. Gracias a ello la investigación científica puede contabilizarse. El número de artículos publicados es tan importante como su contenido, y a veces más, pues dados las miles de especialidades existentes es imposible hacer una evaluación seria de todo lo que se publica. El paper es esencial para ascender, para justificar los subsidios obtenidos, para renovar los contratos con las universidades “serias”. El contenido del paper es mas difícil de evaluar, solo hay consenso sobre los muy buenos o los muy malos. Es así que el deseo de cuantificar se convierte en necesidad suprema. Los logros científicos tienden cada vez más a medirse por criterios cuantificables, lo cual supone ser sinónimo de “objetivo y científico”

Ahora la inteligencia que se requiere es más receptiva que creativa y receptiva en el tema que se trata nada más.

Los mas capaces, los mas creativos, sufren también la influencia de este mecanismo, y sometidos a la competencia de la mayoría se ven presionados a dedicar sus esfuerzos a cumplir esos requisitos formales, para los cuales, justamente, muchas veces no tienen habilidad.

El sistema no estimula la creatividad y las grandes ideas, sino el trabajo metódico y la adaptación a las normas establecidas.

L ciencia actual avanza mucho en extensión pero no avanza en profundidad. La calidad se ha transformado en cantidad.

Esta escasez de genio asume su verdadera proporción cuando se la compara con la superabundancia de medios disponibles. Hoy hay mas científicos que en toda la historia de la humanidad y disponen de recursos en cantidad mayor. Y solo han producido toneladas de papers y muchos objetos, pero menos ideas que antes. Nuestra ciencia esta moldeada por nuestro sistema social. Todo este conjunto de características de la investigación científica actual es lo que podríamos llamar “cientificismo”.

Cientificista es el investigador que se ha adaptado al mercado científico, que renuncia a preocuparse por el significado social de su actividad, desvinculándola de los problemas políticos, y se entrega de lleno a su carrera, aceptando para ella las normas y valores de los grandes centros internacionales, concretándolos en un escalafón. El cientificismo es un factor importante en el proceso de desnacionalización. El cientificista en un país subdesarrollado es un frustrado perpetuo.

Los fósiles o pseudo científicos que son simplemente ignorantes. Es un grupo en retroceso, acosado por los cientificistas, en vías de extinción, pero todavía fuerte especialmente en las ciencias biológicas y sociales. No tiene otro objetivo que aferrarse a sus cargos y durar.

Autonomía científica

Es lógico que este sistema social cuyo factor dinámico es la producción industrial masificada estimule la especialización, la productividad, la competitividad individual, la invención ingeniosa, el uso de aparatos y adopte criterios cuantitativos, de rentabilidad de inversiones para evaluar todo tipo de actividad.

Si no se quiere proceder a puro empirismo e intuición, no hay otro camino que hacer ciencia por cuenta propia. Esto significa inscribirse en el movimiento pro autonomía cultural. No es mucha la autonomía científica que podemos conseguir sin cambiar de sistema social o sin que ese sea nuestro objetivo. Y no cambiaremos gran cosa el sistema si no logramos independizarnos científicamente.

Se crea una despersonalización, aceptando el ideal de vida consumista. El imperialismo nos quiere unir como la unión de un rebaño, no como la de un ejercito, esta unión no nos refuerza contra el, sino que nos quita libertad de acción y le permite dominar a través de la mayoría sumisa. Así en el caso de la integración científica, todo intento de autonomía quedara sofocado, pues el común denominador de todos los países latinoamericanos es la ciencia standard del hemisferio norte, y al aceptar unirnos tenemos que acatar el criterio de la mayoría. Todo intento de homogeneizarnos es peligroso mientras venga de afuera. La integración científica no debe aceptarse. Se debe tener en cuenta la relatividad de la importancia. No todas las investigaciones tienen la misma importancia, y por lo tanto la misma prioridad, ellas no pueden elegirse al azar. Nosotros no debemos usar los criterios de importancia del hemisferio norte. Y si usamos nuestros propios criterios ya habremos comenzado a hacer una ciencia argentina. La otra característica local, nacional de la ciencia es la gran complejidad propia y de la interacción con el medio que presentan todos los sistemas y fenómenos en escale humana.

La autonomía científica es independencia de criterio, de actitud critica. Existe un método de trabajo que obliga a hacer ciencia autónoma razonable. El estudio interdisciplinario de problemas grandes del país, incluyendo una adaptación a este de la enseñanza superior. El primer tipo de estudio es en realidad monodisciplinario y el segundo multidisciplinario. Esta interacción de disciplinas permite que ideas y enfoques típicos de una rama de la ciencia se propaguen de manera natural a las demás.

Se trata de romper la cadena completa de la actividad científica, descripción, explicación, predicción, decisión.


Echeverria

Los contextos de la actividad científica

La ciencia es una actividad y que por tanto los estudios sobre la ciencia, no pueden restringirse únicamente a los aspectos cognoscitivos de la actividad científica. La distinción reichenbachiana otorgaba a los filósofos de la ciencia el contexto de la justificación como su ámbito propio de estudio e investigación. Así como los filósofos de la ciencia deberían ocuparse del contexto de descubrimiento, así también los historiadores de la ciencia han de estudiar el contexto de justificación.

Echeverria propone cuatro contextos de de actividad de la tecnociencia. La tecnociencia es una construcción social altamente artificializada que se aplica a los más diversos ámbitos sociales y empíricos para producir modificaciones y mejoras.

Contexto de enseñanza: Cada individuo habrá de mostrar que tiene una competencia en el manejo de todos esos sistemas (conceptuales, lingüísticos, representaciones e imágenes, técnicas, problemas, manejo de instrumentos) signicos y operatorios. El ámbito de enseñanza posee sus propias técnicas de presentación, justificación, valoración y aplicación de las teorías científicas que no tienen que ser las mismas que las usadas en los demás ámbitos de la actividad científica. Es importante la construcción de representaciones mentales. Dicha construcción nunca es una actividad exclusivamente individual, sino que esta profundamente mediatizada por la sociedad. Esta determina los contenidos tecnocientificos a enseñar t el orden de su presentación. A continuación evalúa e interactúa con el individuo a través de sus agentes docentes, dilucidando su mayor o menor competencia y aptitud, al par que corrigiendo, motivando y, en general normalizando las representaciones mentales que el sujeto individual se haya hecho de las teorías. En resumen, el ámbito por excelencia para la ciencia normal es el contexto de aprendizaje y enseñanza. La difusión y la divulgación científica ha de ser incluida en la actividad científica. La propia atribución reichenbachiana del contexto de justificación a la filosofía de la ciencia resulta ilusoria la mayoría de las veces
Contexto de Innovación: Se llama así pues esta lleva a veces a descubrimientos, pero también produce invenciones e innovación en general. La actividad teórica es una de las componentes de la actividad científica en el ámbito de investigación e innovación. En este contexto prima la producción de conocimiento pero también puede haber una importante componente de construcción de nuevos artefactos. La actividad científica en este segundo ámbito no esta centrada en la investigación sobre la naturaleza. La realidad que se investiga siempre esta pre-construida socialmente y con mucha frecuencia el campo de investigación es artificial por su propia construcción; cultivos agrícolas, ciudades, ordenadores, mercados, etc. Se debe insistir sobre las innovaciones que no son descubrimientos, sino que pertenecen estrictamente al ámbito de la invención. Al proponer el término innovación, intentamos englobar ambos aspectos de la investigación científica, la búsqueda, por una parte de descubrimientos, pero también de invenciones.
Contexto de evaluación: Es importante valorar el descubrimiento de un nuevo hecho empírico como evaluar el interés de una nueva formalización o simbolización. El progreso de la ciencia no solo esta vinculado al avance del conocimiento humano: la mejora de la actividad científica es otra de las componentes fundamentales del progreso de la tecnociencia. La actividad científica también esta fuertemente mediatizada por la sociedad. Se trata de lograr una aceptación de los nuevos hechos, hipótesis, problemas, teorías, descubrimientos e innovaciones. La habilidad retórica, la adecuada presentación de la tecnociencia, la capacidad argumentativa y persuasiva constituyen con frecuencia variables decisivas para el éxito de una u otra propuesta. Los valores que determinan el ámbito de justificación y evaluación pueden ser cambiantes: el rigor, la axiomatización, la consistencia, la formalización, la belleza, la potencialidad heurística, la resolución de problemas, la simplicidad y la generalidad son algunos de los valores clásicos para evaluar el conocimiento científico. No es la contrastación con la experiencia.
Contexto de Aplicación: Los tres ámbitos se intercorresponden entre si. El criterio de valor ppal es sin duda, el it Works, pero cabe aplicar otros muchos: desde la rentabilidad económica hasta la utilidad social, pasando por la propia capacidad transformadora de la propuesta científica. La política y la gestión científicas pasan aquí a ser fundamentales, trátese de entidades publicas y privadas, pero la propia sociedad introduce sus criterios de aceptaron de la actividad tecnocientifica, que pasa ahora a ser sometida a un juicio global, que resulta ser externo a la actividad científica. Debe incluirse la labor de asesoramiento en la toma de decisiones que llevan a cabo los expertos científicos. El escenario donde tiene lugar este tipo de actividad científica son oficinas y despachos, así como en salas de reuniones.



Silvia Rivera. La filosofía de la ciencia, sus temas, rumbos y alternativas

La tradición científico filosófica de la modernidad estableció la reducción de la ciencia al método. Esta identificación tiene consecuencias diversas, entre las que se destaca el reconocimiento de que es, el cumplimiento riguroso de los pasos de un método previamente establecido aquello que otorga cientificidad a un saber. En segundo lugar encontramos tambien una fuerte idealización de este método, que se desvincula de las prácticas y circunstancias concretas en las que es producido. Por ultimo, la completa identificación de verdad y método. El seguimiento de las reglas metodológicas asegura la producción de un conocimiento verdadero. El método es el que hace posible fundamentar la verdad de los conocimientos científicos y también comunicarla, para que sea evaluada críticamente. De esta manera la verdad resulta objetiva además de fundamentada. La epistemología circunscribe su objeto de estudio a cuestiones estrictamente metodológicas. A partir de aquí se institucionaliza una distinción, que pronto se torna clásica, entre dos contextos que pretenden agotar las dimensiones metodológicas de la ciencia: el contexto de descubrimiento y el contexto de justificación.

Sin embargo el contexto de descubrimiento resulta postergado en tanto se considera que no es posible formalizar las normas que conducen a los hombres a nuevos hallazgos cognoscitivos. En la situación de descubrimiento intervienen además de razonamientos lógicos, la inspiración y el azar. Reichenbach afirma que la tarea del lógico no es explicar los descubrimientos científicos, tolo lo que el puede hacer es analizar la relación que existe entre los hechos dados y la teoría que se le presente con la pretensión de que explica esos hechos. A la lógica solo le importa el contexto de justificación. La lógica, ciencia formal que se ocupa de abstraer las estructuras básicas de los razonamientos que utilizamos para derivar conclusiones a partir de premisas es imprescindible para el método. Solo el contexto de justificación deberá ser tematizado por una reflexión epistemológica seria.

Los métodos de justificación o validación de teorías combinan de modo diversas experimentaciones y razonamientos lógicos. Entre esos métodos se encuentra el inductivismo, el método hipotético deductivo y el falsacionismo. El inductivismo concibe la labor del científico como un proceso en el que este propone hipótesis que justifica mostrando la base empírica de la que han sido derivados por generalización inductiva y que se los acredita como verdaderos. El método hipotético deductivo señala la inevitable prioridad del caudal de conocimiento disponible frente a la observación pura, el científico inventa hipótesis con el objetivo de dar respuestas a problemas determinados. Esta hipótesis se somete a contrastación empírica de modo indirecto, a través de alguna de las consecuencias observacionales que contiene y que pueden extraerse de ella por razonamiento deductivo. El falsacionismo denuncia la falacia presente en el intento de validar hipótesis universales a partir de la corroboración de particulares consecuencias observacionales. La tarea del científico se concibe entonces como la puesta a prueba de hipótesis a través de observaciones o experimentos. Desde una perspectiva pragmática la ciencia resulta concebida como actividad o practica. Se trata de una práctica social y como tal requiere un abordaje teórico que se construya en la apertura a dimensiones abarcadoras de las cuestiones estrictamente metodológicas.


Laso. Los métodos de validación en ciencias naturales

El fin de la ciencia es producir un conocimiento veraz, confiable y fundamentado acerca de la realidad. Es científico aquel conocimiento que se produce y justifica siguiendo los pasos de un método. Esto supone pasar a los problemas. 1. determinar que defina la cientificidad del método y 2. Establecer los pasos en virtud de los que se obtendrá un conocimiento confiable. Respecto del primer problema el conocimiento será científico en tanto sea elaborado de una cierta manera, que es aquella que propone el método de la ciencia. Se puede caracterizar la manera de pensar la ciencia desde la epistemología tradicional como “cientificista”, es decir, como una concepción de la ciencia que la restringe a un solo tipo de practica científica, aquella que se sujeta rigurosamente a los pasos del “método científico”, idealizando su capacidad de producir de este modo un conocimiento “objetivo” e ignorando los limites y determinaciones de la practica científica misma. El método científico somete a terceros las razones y evidencias que ofrece, y en esto radicaría su capacidad persuasiva de acreditar como tal lo que será considerado un conocimiento confiable, racional y justificado, en tanto transmite las evidencia de lo que afirma. Evidencias a las que cualquiera podría acceder, constatar y evaluar críticamente. De este modo ofrece una imagen de solidez e imparcialidad del saber obtenido, ya que cualquiera puede controlar y repetir por su cuenta lo expuesto. Se trata de una ilusión persuasiva, sin embargo no cualquiera puede realizar tal evaluación. Lo que vemos depende de los conceptos que traemos para interpretar nuestra experiencia, se trata de aprender a ver de cierta manera lo que la realidad exterior ofrece, a partir de hipótesis y preconceptos que la comunidad científica ha legitimado como conocimiento sólido. Por eso el conocimiento producido por el método científico no es un mero resultado del mismo sino de la relación del método con el marco teórico desde donde se intelige y emplea el método. La tradición cientificista, al desconocer que los hechos no son dados sino construidos a partir de ciertos datos reales, privilegia cierto modo de interpretar la realidad a la que hace pensar como natural y objetiva. Sobre la base de uniformizar la experiencia, se pretende unificar los diferentes procedimientos de los científicos en torno de un solo método, apoyándose en una interpretación única de la realidad reducida a enunciados protocolares supuestamente verdaderos, con los cuales se realiza el procedimiento de contratación de las teorías. Hay dos modos de entender el método certifico desde la epistemología: como modelo y como marco normativo.

como modelo: se obtiene a partir de los rasgos constantes y comunes de la práctica científica. Tal modelo permite corregir las desviaciones y así regular las acciones de los científicos. La practica de las investigaciones científicas no presenta una continuidad co los pasos que tradicionalmente se definen como propios del método científico. El método no propone un tipo ideal de la práctica científica existente, sino que crea la ficción de una practica científica que no coincide plenamente en la realidad.
Como marco normativo: el método es considerado como una norma que regla la práctica científica uy que posibilita producir un conocimiento racional y confiable. El científico en su práctica debe aferrarse al método escrupulosamente. No se trata de que el método de cuenta de los procedimientos de los científicos sino mas bien de plantearles a los científicos como deben ser sus procedimientos. El método científico puede ser enunciado abstractamente en sus procedimientos, pero cuando se lo aplica siempre aparece mezclado con conceptos, hipótesis y valores. Estos últimos y no el método en si mismo, son los que determinan el producto llamado “conocimiento científico”
Inducciones y deducciones: la inducción es un razonamiento que generaliza, a partir de proposiciones singulares o particulares, un enunciado universal. No son concluyentes, aunque aportan elementos a favor de la misma, por lo cual la conclusión es considerada probable pero no necesaria. Este tipo de razonamiento por un lado permite obtener una conclusión que posee más información que la que se tenía previamente, pero por otro lado, la conclusión a la que se llega no es necesaria ni concluyente sino tan solo probable. Este razonamiento es inválido. El razonamiento deductivo se caracteriza porque sus conclusiones no agregan más información que la contenida en las premisas. Los razonamientos deductivos validos justifican de manera concluyente la proposición deducida de sus premisas. Es imposible que las premisas que constituyen las razones sean verdaderas y la conclusión sea falsa. Cuando no ocurre tal cosa el razonamiento deductivo es inválido. Los razonamientos deductivos validos garantizan que si las premisas son verdaderas, la conclusión será necesariamente verdadera. En cambio la falsedad de las premisas no informa nada acerca del valor de verdad de la conclusión. Lo que implica que a partir de premisas falsas pueden obtenerse conclusiones verdaderas o falsas. Los ejemplos de razonamientos deductivos validos son el modus ponens y el modus tollens. Los ejemplos de razonamientos inválidos son la falacia de afirmación del consecuente y la falacia de negación del antecedente.

La validez de la deducción, por si sola no es fuente de enunciados verdaderos acerca de la realidad. Para aceptar las hipótesis científicas se requiere, además de la coherencia lógica, el apoyo de la base empírica.

El método Inductivo

En el siglo XVII la inducción pasa a considerarse el método por el cual la ciencia elabora sus conocimientos. Se basa en una generalización por la cual se establecen afirmaciones sobre todos los objetos de una clase a partir de un número determinado de ejemplos previamente seleccionados. Aplicado a la investigación científica como base formal del método inductivo, generaliza a partir de unos pocos casos o muestras, las características o relaciones de toda una clase de objetos o hechos. Su forma típica consiste en el empleo de cierto número de ejemplos o casos particulares para justificar una generalización empírica. En este procedimiento las razones para justificar una feneralizacion no son concluyentes. Dado que los razonamientos inductivos son inválidos, siempre cabe la posibilidad de que en el futuro aparezca alguna evidencia que hasta ese momento no se había considerado y que muestre que la conclusión universal era falsa. Es por ello que los inductivistas decidieron proponer condiciones especiales para generalizar.

El número de enunciados observacionales obtenidos que sirve de base a las inducciones debe ser grande. Solo si contamos con una cantidad significativamente grande de casos es posible asegurar que las relaciones que observemos entre los fenómenos presentan alguna regularidad no atribuible al azar.
Las observaciones realizadas deben repetirse variando las condiciones de observación.
Ninguno de los enunciados observacionales obtenidos debe contradecir la ley general que se va a inferir.
Los pasos que propone el método son los siguientes:

Observación de todos los hechos sin hacer conjeturas a priori acerca de su relevancia.
Registro de todo lo observado
Análisis, comparación y clasificación de los hechos observados y registrados.
Generalizaciones empíricas referentes a las relaciones entre los hechos, sean estas clasificatorias o causales.
Realización de inferencias partiendo de las generalizaciones establecidas. Permiten una contrastación de las generalizaciones. La ley obtenida por inducción le posibilita al científico obtener mediante inferencias explicaciones y predicciones de hechos, los que a su vez suponen una puesta a prueba de la validez de la ley.
Las tesis básicas del inductivismo son las siguientes:

La investigación científica comienza por la observación, sin hipótesis previas.
la observación es la base segura de la ciencia
Las hipótesis se obtienen por inducción a partir de los enunciados observacionales.
el método se apoya en el llamado “principio de inducción” que se puede enunciar de la siguiente manera, si en una amplia variedad de condiciones se observa una gran cantidad de A y si todos los A observados poseen la propiedad B, entonces todos los A tienen la propiedad B.
Las condiciones de generalización garantizan la obtención de leyes científicas seguras.
El conocimiento de la ciencia progresa de manera continua, acumulativa y ascendente, puesto que a medida que aumenta la base de datos observados se obtienen leyes y teorías de mayor generalidad y alcance.
Criticas del método: - insalvable invalidez del razonamiento inductivo: es lógicamente invalido. La mera acumulación de algunos casos verificadores no es un elemento de juicio suficiente que garantice la verdad de las generalizaciones. Siempre existe la probabilidad de que se presenten casos futuros que contradigan la ley general que se pretendía segura. –el problema de a probabilidad de las conclusiones: si bien no son verdaderas concluyentemente, son probablemente verdaderas, siendo su grado de probabilidad directamente proporcional al mayor número de observaciones que la apoyen. El aumento del apoyo observacional de una ley científica no implica el aumento de la probabilidad de su verdad, dado que la ley, al ser u enunciado universal, abarca un infinito numero de casos. Se debe obtener el cociente entre el número de casos tomados y el número total de casos que abarca la ley- tal número estará entre 0 y 1. Aumentar el numero de observaciones no hace mas probable la verdad de un enunciado que abarque un numero indefinido de casos, puesto que el calculo de probabilidad implica dividir el numero de observaciones por el numero total de casos, el cual es infinito. – el círculo vicioso inductivista: el razonamiento inductivo presupone implícitamente hipótesis inductivas a la vez. Con lo cual la justificación del uso de la inducción involucra en última instancia un círculo vicioso. – la ciencia no comienza por la observación sin ninguna hipótesis previa. Es imposible reunir la totalidad de los hechos relevantes sin una hipótesis previa con respecto a la cual estos tienen relevancia. – las proposiciones no están libres de preconceptos. Individuos educados en distintas sociedades se comportan como si vieran diferentes cosas – los enunciados observacionales contienen carga teórica: para el inductivismo, las teorías científicas se construyen sobre la base de enunciados observacionales públicos. Los enunciados observacionales se construyen siempre desde el lenguaje, es por eso que dependerán del marco teórico desde donde se los construye. Este argumento derriba el planteo inductivista de que los enunciados observacionales son objetivos y verdaderos, pues se pueden construir enunciados observacionales falsos a partir de supuestos teóricos falsos. – imposibilidad de inferir conceptos y modelos teóricos a partir de las observaciones. Las reglas de inducción no proporcionan procedimientos para construir una hipótesis expresada en términos de conceptos teóricos que hasta ese momento no se habían utilizado en la descripción de los datos mismos.

Método hipotético deductivo.

Se inventan hipótesis como intentos de respuesta a un problema de investigación y sometiendo luego estas hipótesis a la confrontación con los hechos. Para los deductivistas, la ciencia no parte de la observación de los hechos sino del intento de solución de problemas. El científico debe proponer libremente hipótesis. Las hipótesis son enunciados que se postulan como posible solución del problema que se investiga.

El método hipotético deductivo se despreocupa del problema de la producción de explicaciones científicas. Separa el contexto de descubrimiento de hipótesis del contexto de su justificación y se centra en este segundo aspecto. Lo importantes es si se justifican o no los hechos. Como las hipótesis son enunciados que pueden ser sometidos a contrastación, será en la prueba de la confrontación con los enunciados observacionales donde se determinara si tal explicación es correcta o no contrastar una hipótesis para el hipotético reductivismo supone deducir consecuencias que deberían producirse de ser correcta la hipótesis. Estas condiciones deben ser reproducibles y provocarse a voluntad para decidir acerca de la corrección de la hipótesis. Para ello el científico debe elaborar situaciones de observación controlada, es decir, debe construir un diseño experimental. En el caso de que no se produzcan los resultaos esperados la hipótesis es refutada y el investigador deberá elaborar una nueva explicación tentativa, en el caso de que los resultados esperados se produzcan, la hipótesis es confirmada.

El método intenta apoyar sus procedimientos en una lógica deductiva valida. Hay dos tipos de razonamientos deductivos validos: el modus ponens y el modus tollens. El modus ponens no sirve para poner a prueba hipótesis. El ponens ubica como segunda premisa aquello que justamente se requiere averiguar: la verdad de la hipótesis. Esto lo vuelve inútil como estructura lógica aplicada a la contrastación de la misma. Lo que el científico hace es plantear que si la hipótesis propuesta es verdadera, se deben producir ciertas consecuencias observacionales, y luego trata de comprobarlas de modo de afirmar la verdad de la hipótesis. Pero con este procedimiento nos encontramos ante una falacia de afirmación del consecuente, por lo tanto la verdad de las premisas no garantiza la verdad de la conclusión. Los defensores del método pretendían garantizar la seguridad de las hipótesis basándose en razonamientos deductivos validos. El inconveniente de los razonamientos deductivos validos es que si bien formalmente de premisas verdaderas se obtienen conclusiones verdaderas, la verdad de la conclusión no garantiza que las premisas sean verdaderas, porque existen formas de razonamiento validas, que a pesar de que contienen alguna premisa falsa, permiten inferir conclusiones verdaderas.

Las tesis básicas del método hipotético deductivo son las siguientes:

La investigación científica parte de problemas.
El científico inventa libremente hipótesis con el objeto de solucionar el problema.
Las hipótesis guían el desarrollo de las investigaciones y dirigen las observaciones y la selección de datos relevantes.
La justificación y aceptación de las hipótesis se basas en la contrastación empírica de sus consecuencias observacionales.
si una hipótesis reúne un gran numero de confirmaciones, se convierte en ley científica.
Pasos del método:

Planteo del problema
Formulación de una hipótesis como solución tentativa
Deducción de consecuencias observacionales de la hipótesis propuesta.
Elaboración de un diseño experimental que permita contrastar las consecuencias observacionales con la experiencia.
Si se contrastan con éxito los enunciados observacionales, se supone que la hipótesis se confirma
A partir de gran cantidad de confirmaciones observacionales la hipótesis pasa a considerarse ley.
Corrección falsacionista de Popper

Popper propone un método que se llama falsacionista o de conjeturas y refutaciones, el cual introduce modificaciones importantes al método hipotético deductivo, pero apoyándose en su lógica. El método se afirma en el hecho de que, desde el punto de vista lógico, no es lo mismo refutar que confirmar una hipótesis. La refutación, al basarse en el razonamiento valido modus tollens, garantiza que la conclusión sea necesariamente verdadera si las premisas son verdaderas.

El modus tollens es un razonamiento deductivo valido, lo que significa que su conclusión se deduce necesariamente de las premisas y que de premisas verdaderas se obtienen conclusiones verdaderas.

Hay una asimetría en la contrastación de hipótesis: la confirmación se apoya en una falacia, mientras que la refutación se apoya en un razonamiento deductivo valido que permite asegurar la falsedad de las hipótesis. Saber acerca del error representa también un conocimiento valioso para el investigador. Y en caso de que se fracase en los intentos de refutar, la hipótesis se mantendrá como la mejor explicación con la que se cuenta hasta ese momento. Pero su aceptación es provisoria, hasta que se demuestre lo contrario.

Pasos del falsacionismo: 1. hipótesis 2. Deducción de consecuencias observacionales que, de llegar a producirse, mostrarían que la hipótesis es falsa 3. Luego de lo cual el científico realizara las observaciones y experimentos que se requieran para intentar encontrar las consecuencias observacionales refutatorias. 4. de llegar a encontrar los falsadores potenciales, mediante enunciados observacionales falsados, la hipótesis se refuta y se descarta. 5. buscándose una nueva hipótesis. 6. de lo contrario se la conserva provisoriamente hasta que aparezcan hechos que la refuten.

La condición previa para levar a cabo los pasos antedichos es que el científico, respete el criterio de demarcación científica de la falsabilidad: las explicaciones propuestas deben ser falsables, deben poder ser puestas a prueba críticamente, deben ofrecer casos posibles que si ocurriesen la derribarían. Los enunciados científicos tienen que negar o prohibir ciertos estados de cosas (los metales son conductores de la electricidad). Estos estados de cosas que un enunciado científico niega proporcionan al científico la posibilidad de proponer posibles enunciados falsadores de hipótesis. Para Popper el criterio de falsabilidad separa enunciados falsables de no falsables. No son enunciados falsables:

Enunciados y teorías tautológicos.
Enunciados y teorías metafísicos. No se pueden inferir enunciados observacionales.
Enunciados y teorías vagos e imprecisos. No permiten definir probables casos falsadores.
Teorías que explican cualquier estado posible del universo.
Pasos para evaluar una teoría: 1. determinar su coherencia interna. 2. determinar si formalmente es tautológica. 3. comparar la teoría con otras anteriores para determinar si constituye un progreso científico. 4. Contrastar la teoría tomando cada una de sus hipótesis y deduciendo de ellas consecuencias observacionales refutatorias, para luego compararlas con los resultados obtenidos en las aplicaciones prácticas y los experimentos. Como resultado pueden ocurrir tres cosas. –que las hipótesis de la teoría sobrevivan a los esfuerzos de refutación.-que sean refutadas algunas de las hipótesis derivadas, en cuyo caso la teoría se conserva por no estar afectadas sus hipótesis ppales, pero se eliminan aquellas que probaron ser falsas.- que sean refutadas las hipótesis básicas de la teoría, en cuyo caso toda la teoría debe ser descartada.

Tesis del falsacionismo:

No es posible justificar una teoría científica mediante enunciados observacionales
Todas las hipótesis son proposiciones cuya verdad es una conjetura.
Es posible justificar que una teoría sea falsa basándonos en enunciados observacionales verdaderos que la contradigan
Para que una prop. Sea científica tiene que ser falsable
La ciencia procede por conjeturas y refutaciones, proponiendo teorías audaces y sometiéndolas a contrastaciones, prefiriendo aquellas teorías que hayan sobrevivido hasta ahora a los intentos de refutación.
La ciencia progresa a partir del error, eliminando las explicaciones refutadas y produciendo explicaciones mejores que no fracasan donde las anteriores lo hicieron.
Críticas y problemas:

La refutación depende de los enunciados observacionales. Si estos contienen carga teórica y las teorías con las que se construyeron son erróneas, nada impide que se refuten hipótesis correctas sobre la base de enunciados observacionales falsos (teoría heliocéntrica de Copérnico)
Complejidad de las situaciones de contrastación. La contrastación de hipótesis requiere de hipótesis auxiliares, por lo que se debe complejizar el modus tollens. La conclusión de este razonamiento niega la verdad de la conjunción de hipótesis, pero eso no implica que todas sean falsas. De manera que ante la aparición de un caso refutador, el científico debe evaluar si la refutación afecta a la hipótesis ppal o alguna de las involucradas.
La ciencia no ha sido falsacionista a lo largo de la historia.
Las hipótesis principales de una teoría no se refutan por decisión de los científicos.

Comte. Filosofía positivista


Comte cree haber encontrado una gran ley fundamental. Esta ley consiste en que cada una de nuestras especulaciones pasa sucesivamente por tres estados teóricos: el estado teológico o ficticio, el estado metafísico o abstracto, y el estado científico o positivo. El espíritu humano se vale sucesivamente de tres métodos de filosofar, el método teológico, el método metafísico y el método positivo. De ahí tres clases de filosofías, o de sistemas generales de pensamiento.

El primero es el punto de partida necesario de la inteligencia humana, el tercero su estado fijo y definitivo, y el segundo esta destinado en forma exclusiva a servir de transición. En el estado teológico, el espíritu humano se representa los fenómenos como producidos por la acción directa y continuada de agentes sobrenaturales, cuya intervención arbitraria explica todas las anomalías del universo. En el estado metafísico, los agentes sobrenaturales son sustituidos por fuerzas abstractas inherentes a los diversos seres del mundo y concebidas como capaces de generar por si mismas todos lo fenómenos observados, cuya explicación consiste en asignar a cada uno su correspondiente entidad. Finalmente en el estado positivo, el espíritu humano renuncia a buscar el origen y destino del universo y a conocer las causas intrínsecas de los fenómenos, para dedicarse exclusivamente a descubrir sus leyes efectivas, es decir, sus relaciones invariables de sucesión y de similitud. La explicación de los hechos será la coordinación establecida entre los diferentes fenómenos particulares y algunos hechos generales.

El sistema teológico alcanza su mas acabada perfección cuando substituye el juego variado de las numerosas divinidades independientes por la providencial acción de un ser único. La culminación del sistema metafísico se logra al concebir en lugar de entidades particulares, una sola entidad general, la naturaleza, reconocida como la fuente única de todos los fenómenos.

La perfección del sistema positivo estaría en la representación de todos los fenómenos observables, como casos particulares de un solo hecho general.

No existe ninguna ciencia que haya llegado al estado positivo que no pueda ser analizada en su pasado como compuesta esencialmente de abstracciones metafísicas, o dominada por especulaciones teológicas.

La más importante de estas consideraciones radica en la necesidad experimentada en todas las épocas de una teoría cualquiera que coordine los hechos, dada la evidente imposibilidad del espíritu humano de sistematizar una teoría partiendo de la mera observación. Todos sostienen que no hay más conocimiento real que aquel que se basa en hechos observados, pero si nos referimos a la formación de nuestros conocimientos, también es necesaria una teoría cualquiera que coordine esa observación. Si al contemplar los fenómenos no los relacionáramos inmediatamente con algunos principios, no solo nos seria imposible combinar estas observaciones asiladas, y por tanto sacar provecho alguno de ellas, sino que seriamos incluso completamente incapaces de retenerlas, y ciertamente los hechos permanecerían desapercibidos ante nuestros ojos. Así el espíritu humano se hubiera encontrado encerrado en un círculo vicioso si no hubiera abierto una salida natural por el desarrollo espontáneo de unas concepciones teológicas, las cuales han dado un punto de conexión a sus esfuerzos y han ofrecido un programa para su actividad. Las cuestiones inaccesibles no hubieran podido adquirir el desarrollo de que son capaces si el hombre no hubiese comenzado por tener una opinión desmesurada de ellas. La filosofía positiva, cuya mayor aspiración es la de descubrir las leyes de los fenómenos, y cuyo carácter mas peculiar consiste en considerar prohibitivos para la razón humana todos estos misterios de los que la filosofía teológica da razón. Nuestra actividad intelectual esta suficientemente motivada por la simple esperanza de descubrir las leyes de los fenómenos o por el simple anhelo de confirmar o desmentir una teoría. La filosofía teología, filosofía cuya particularidad es la de ser espontánea y por ello, la una posible en los orígenes, y la única también que ha podido brindar a nuestro espíritu infantil un interés suficiente. Para pasar de esta filosofía provisional a la filosofía definitiva, el espíritu humano ha tenido que adoptar naturalmente como filosofía transitoria los métodos y las doctrinas metafísicas. La filosofía teológica y la física son tan incompatibles, los caracteres de sus concepciones son tan radicalmente opuestos que antes de renunciar a unos para emplear exclusivamente los otros, la inteligencia humana ha tenido que valerse de concepciones intermedias, de carácter espurio, propias, por ello mismo, para preparar paulatinamente la transición. Este es el destino final de las concepciones metafísicas: no tienen utilidad real.

La filosofía positivista:

El carácter fundamental de la filosofía positiva esta en considerar todos los fenómenos como sujetos a leyes naturales invariables, cuyo descubrimiento preciso y la posterior reducción al menor número posible constituyen la finalidad de nuestros empeños. Con las explicaciones positivas no tenemos la mas minima intención de exponer cuales son las causas generadoras de los fenómenos, tal que con ello no conseguiríamos mas que retrasar la facultad, por el contrario, pretendemos analizar con exactitud las circunstancias de su producción y coordinar unos fenómenos con otros, mediante relaciones normales de sucesión y similitud. Cada vez que se ha intentado decir algo racional sobre el tema de la ley de gravitación newtoniana las mentes mas ilustres no han podido sino definir estos dos principios, el uno por el otro, es decir, para la atracción, afirmando que no es otra cosa sino la gravedad universal, y para la gravedad, que consiste simplemente en la atracción terrestre. Son lo mas satisfactorio que podemos obtener, ya que nos muestran como idénticos dos ordenes de fenómenos que durante mucho tiempo fueron considerados inconexos entre si.

Hay que considerar que no todas las distintas ramas de nuestros conocimientos han recorrido con idéntica rapidez las tres grandes fases y por lo tanto tampoco han llegado simultáneamente al estado positivo. Existe un orden invariable y necesario de concepciones. Hace dos siglos, en que la acción combinada de los principios de Bacon, de las teorías de Descartes y de los descubrimientos de Galileo, hizo que el espíritu de la filosofía positiva comenzara a erigirse en el mundo en clara oposición al espíritu teológico y metafísico. A partir de esa época, el movimiento ascendente de la filosofía positiva y el descendente de la filosofía teológica y metafísica han sido extremadamente relevantes.

La ciencia social es la única aunque grande laguna que hay que rellenar para acabar de instituir la filosofía positiva, esta es la más grande y la más apremiante necesidad de nuestra inteligencia. Si sucediera que la física social alcance el mismo grado de perfección que las otras, el sistema filosófico de los modernos estaría fundado de manera definitiva, ya que todos los fenómenos observables quedarían contenidos en una de las cinco grandes categorías: astronómicos, físicos, químicos, fisiológicos y sociales. La filosofía estará definitivamente constituida en el estado positivo. Habiendo adquirido el carácter de universalidad, la filosofía positiva llegara a ser capaz de sustituir íntegramente, con toda s superioridad natural, a la filosofía teológica y a la filosofía metafísica. La constitución de la física social hace posible, e incluso necesario, poder resumir los diversos conocimientos adquiridos, alcanzando ahora un estado fijo y homogéneo para coordinarlos mostrándolos como ramas diversas de un tronco único.

Los dos objetivos del curso son necesariamente inseparables. Seria imposible concebir un curso de filosofía positiva sin la fundación de la física social. No todas las ciencias fundamentales son equivalentes en importancia, para la consecución del bienestar de la humanidad.

A medida que diversos conocimientos se desarrollan, se comienzan a organizar en divisiones, en la cual cada rama del sistema se separa gradualmente del tronco. La división del trabajo intelectual, cada vez más perfeccionado, es uno de los atributos mas importantes de la filosofía positiva. Pero es imposible no constatar los serios inconvenientes que esta engendra, debido a la excesiva particularidad de las ideas que ocupan exclusivamente a cada inteligencia individual. Sin embargo podemos evitar los más nocivos efectos de la excesiva especialización, sin impedir la estimulante influencia de la división de los estudios. Las divisiones de la filosofía natural son en definitiva artificiales. El verdadero medio de frenar la amenaza que pesa sobre el porvenir intelectual, debido a la excesiva especialización de los estudios individuales es hacer del estudio de las generalidades científicas una gran especialidad nueva. Que una nueva clase de investigadores se ocupara de descubrir sus relaciones y su coordinación, de resumir si es posible todos sus principios propios, al menor numero de principios comunes, conformándose siempre a las máximas fundamentales del método positivo, y el resto de los investigadores fueran educados en el conjunto de los conocimientos positivos.

Una vez cumplidas estas dos grandes condiciones, la división del trabajo en las ciencias llegara sin ningún riesgo tan lejos como lo exija el desarrollo de los diversos conocimientos.

La organización moderna del mundo del saber estará plenamente establecida y tendrá como finalidad el ir desarrollándose perpetuamente, conservando siempre el mismo carácter.